Facebook acaba de hacer público el estudio "La formación del amor. Cuándo va a surgir el amor entre dos usuarios" que pone de manifiesto que la red social es capaz de predecir cuándo va a iniciarse una relación.

La compañía de Mark Zuckerberg se basa en el comportamiento de las interacciones entre dos usuarios. De esta manera, cien días antes de que se forme la pareja, comienza una fase de cortejo en la que los posts entre ambos ascienden hasta una media de 1,67. Una vez que la relación ha comenzado, los mensajes comienzan una curva descendente hasta menguar considerablemente, es entonces cuando la relación virtual ha pasado a un plano real.

Para conocer estos datos, Facebook ha estudiado durante un año y medio los comentarios anónimos de usuarios que cambiaban su situación sentimental.

El estudio se suma a la noticia publicada hace unos meses, en la que se conocía que la red también era capaz de conocer el momento exacto en que una pareja rompe.

Origen imagen: http://in.socialdaily.com

El estudio no deja de ser una curiosidad más, sin embargo esconde un trasfondo con un alcance mucho mayor: La capacidad de Facebook para conocer ya no sólo nuestros gustos, sino cada pequeño detalle de nuestra vida.

Por si esto fuera poco, la reciente compra de WhatsApp supone poner en manos de Facebook millones de conversaciones privadas que, pese a que a priori no podrían ser utilizadas por la compañía, probablemente Facebook intente monetizar en el futuro.

Para los anunciantes las ventajas son muchas, infinitas posibilidades de segmentación en la publicidad y capacidad para que un anuncio concreto impacte en el momento más adecuado al usuario. Para los usuarios resulta algo más complicado.

¿Estamos dispuestos a dejar en manos de una sola compañía tal cantidad de información sobre nuestra vida? ¿Beneficia que los anunciantes puedan utilizar datos sobre nuestra vida para mostrarnos productos o servicios que sí nos resultan interesantes en lugar de otros?

Alejandro Álvarez, Dpto. SMO